miércoles, 2 de abril de 2008

MIS AMORES...y por fin la 3ª Parte

TERCER AMOR


La primera vez que vi a la que es hoy mi mujer fue el verano que andaba haciendo “locuras”, tantas que ni siquiera supe darme cuenta que ella estaba allí. El segundo verano ya fue diferente, ella tenía 18 años y yo a punto de cumplir 21. Estaba preciosa, la piel morena, el pelo negro y unos ojos…

Ella veraneaba en casa de su tía que, casualidades de la vida, vivía en la misma calle que yo. Recuerdo ese verano por las veces que me asomé a la ventana para ver si la veía, al final pasó lo de siempre, empezó a salir con mi hermana y acabó saliendo conmigo.

Cuando terminaron las vacaciones ella tuvo que volver a su ciudad. Durante un año nuestros amigos fueron el teléfono, las cartas y el tren. Una vez al mes iba a verla y las doce horas de viaje se hacían eternas, pero mucho más para ir que para volver. Sin embargo ambos sabíamos que así no podíamos seguir, que tarde o temprano las cartas tardarían más en contestarse y que las llamadas telefónicas se harían más esporádicas.

Pero no sólo eso, una relación se merece algo más que papel y voz, una relación se merece estar cada día con la persona que amas, saber cómo son sus días malos y sus días buenos, saber cómo te despierta por las mañanas y te dice “te quiero” con un suave roce en los labios, saber cómo coge tu mano y entrelaza sus dedos con tus dedos hasta hacer una sola mano; una relación se merece algo más que una despedida en un andén o buscar entre la gente que baja del vagón, buscar desesperadamente con tus ojos sus ojos para formar una sola mirada, una relación, nuestra relación, se merecía lo que hice: les dije a mis padres que me iba a esa ciudad, pero no a pasar una temporada, me iba a vivir.

Tenía 21 cuando me fui y debo agradecer a mis padres lo que me dijeron. No me pusieron ninguna pega, no les pedí nada, miento, les pedí que confiaran en mí. Mi padre, a pesar de ser un hombre parco a la hora de mostrar sentimientos, recuerdo que me dijo “cuando quieras puedes volver… pero haces bien en intentarlo”.

El tren salió a las 23:00 horas, tengo ese viaje perfectamente grabado en mi interior. Recuerdo cuando llegué a esa ciudad a la mañana siguiente. Estaba nublado, el cielo gris, medio lloviendo. Esa noche del mes de septiembre me marché de mi pueblo y hasta hoy. Luego vino la universidad, el trabajo, la boda y dos maravillosas hijas.

Echo de menos la mar, el olor a sal, la barca, a esos dos hombres limpiando las redes, mi playa… pero eso lo llevo en el corazón y cuando cierro los ojos imagino que esa barca sigue atracada a puerto y a esos dos hombres limpiando las redes.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Buffff, me parece impresionante lo que puede mover el amor, lo que hacemos por amor... Desde luego que fue una locura hermosa, de la que puedes estar orgulloso. Y tu mujer sentirse afortunada de tener a una persona que lo dejo todo por ella...

Teneis una bonita historia de amor, si, si.

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

deseo alguna vez mirar atrás hacia mi propia vida y descubrir lo que realmente he vivido gracias a esos momentos cuando se realizan con ese espiritu ataviado por el amor.

atreverme no a mirar atras porque me mantiene ocupada mirar hacia adelante.

Saritisima dijo...

Esta claro q el amor mueve montañas. Y por lo q podemos entresacar d tus palabras, seguramente fue una d las decisiones mas acertadas d tu vida

Abejitas dijo...

En tu caso se cumple aquello de a la tercera va la vencida.

Aleteos!

EGO dijo...

yo si que te envidio a tí. Eres un ser afortunado. Tener algo tan bello y que es capaz de sacar estos sentimientos en forma de palabras no se puede comparar con nada. Espero algún día encontrar eso que posees, mejor dicho, eso que disfrutas y compartes, porque el amor no se tiene. Un abrazo

NinfA_OccidentAl dijo...

Tu historia es maravillosa, emotiva y ejemplar, es increíble tu la asombrosa capacidad de transmitir q tienes :) adoro la forma en que atesoras tus recuerdos y de ellos formas un universo!! besitos!

Gise =) dijo...

Que lindo cuanto AMOR!!!! dejar todo por la persona amada, que grande eso es jugarse por lo que uno quiere. Espero que pronto alguien sea capaz de dejar su lugar para estar a mi lado...
Tu pueblo siempre estará esperandote, ella ya te tiene!!!!!
Eres genial narrando, eres capaz de hacer sentir lo que sientes, transmites mucho!!!!
Felicidades por los cuatro!!!!!