jueves, 3 de enero de 2008

NUEVO CUADERNO DE BITACORA

Todavía me quedan unos días para zarpar, y aprovecho, ahora que vuelvo a tener la oportunidad de conectarme, para cerrar el cuaderno de bitácora de 2007 y abrir el de 2008.

Inicie esta ruta el 17 de septiembre de 2007, poco tiempo después de que Laia, mi hija mayor, le plantara cara al destino, con valentía. Recuerdo que esos días estuvieron plagados de diversas sensaciones, de desesperación, de rabia, de preguntarte “¿por qué a ella?”, a medida que fueron pasando los días la incertidumbre se transformó en alegría y ahora, a pesar de las revisiones mensuales, seguimos respirando…con cierta tranquilidad, sin perder de vista que el “destino” puede volver a aparecer. Aunque estamos preparados para hacerle frente de nuevo y por supuesto vencer.

El primer comentario de mi blog iba referido a esos momentos, a esos malos momentos. Luego ha habido más comentarios, de todo tipo, algunos más afortunados que otros, pero todos ellos, os lo aseguro, escritos desde el corazón.

Lo que nunca me hubiera podido imaginar es que algo tan sencillo como un blog me permitiera conocer otro mundo, un universo de sensaciones, de sentimientos, que me diera la posibilidad de compartir mi mundo con otros mundos y por darme la impagable oportunidad de que otras personas puedan leer lo que escribo. A todos vosotros, a los que estáis al otra lado, muchas gracias y si algo os ha ofendido, lo siento, pero lo que escribo es lo que soy, o al menos lo que intento ser. Gracias de nuevo.

Ahora sólo nos queda esperar que nos depara el 2008, imagino que habrá épocas de calma junto con travesías de temporal, pero deseo que juntos sigamos haciendo el camino que nos lleve hasta Itaca.

2 comentarios:

bahhia dijo...

Yo te sigo desde hace muy poquito, pero gracias a ti también por compartir. Porque compartiendo creo que todos nos enriquecemos y porque el blog, es mucho más que un diario, es otro mundo, otras gentes, otras soledades a veces también compartidas. Supongo que hay que experimentarlo para poder entender ... como casi siempre ocurre.

Sigamos navegando por este mar de sensaciones que es la vida.

Abrazos de espuma y besos de sal.

:-)))

xavi dijo...

cuanta razón al decir que hay que experimentar para poder entender.

Por cierto muy bonita la despedida.