miércoles, 7 de noviembre de 2012

DOS PLANETAS

Es difícil de explicar lo que siente cuando la persona con la que has convivido y llevas conviviendo un montón de años te dice que sois de dos mundos completamente diferentes. Que quizás todo fue un error, una equivocación. Es difícil de explicar lo que se siente cuando te dice que odia el trabajo, mi trabajo, ese del cual yo me siento tan orgulloso. Ese trabajo que me hace completamente feliz y encima soy tan afortunado que me pagan por ello. Es difícil de explicar lo que se siente cuando esos ojos ya no te miran como algún día miraron, aunque quizás también es culpa mía. Puede que yo ya no sea capaz de recibir esas miradas como en otro momento las recibí. Lo cierto es que siempre hemos sido de dos mundos completamente distintos, la diferencia estriba en que en otra época ambos hacíamos esfuerzos para que de vez en cuando ocurriera un eclipse que juntara los dos planetas. Quizás lo que nos falta, o nos fallan, son las fuerzas y las ganas para que eso vuelva a ocurrir. Quizás lo que nos falta, o nos fallan son las ganas de rozar de nuevo esa piel que un día fue mía y que la mía fue suya. Lo cierto es que no lo sé, lo único cierto es que todo se va desmoronando como fichas de dominó, fichas que una arrastra a otra…y se van cayendo poco a poco.