jueves, 3 de julio de 2008

LA CASA DEL ACANTILADO 2ª Parte

Me paré unos segundos antes de salir al exterior. En esos momentos me dio la sensación de que estaba adentrándome en un territorio prohibido. Un lugar al que nadie me había invitado; pero de nuevo la tentación pudo más que la razón. Salí de la cueva, momento en el cual me di cuenta que me hallaba en uno de los laterales del muro blanco que había divisado desde la playa, ahora parecían mucho más altos, de hecho medirían alrededor de unos dos metros. En esa parte del muro había unos escalones de madera por las cuales se accedía al patio de la casa. Subí un par de escalones, miré hacia el interior... ver ese patio hizo que me inundara una sensación de paz increíble.

Seguí dando rienda suelta a la tentación…me colé en su interior.

El patio tenía tres muros y en medio había una mesa de madera con cuatro sillas de mimbre. Encima de la mesa, en un lateral, me fascinó ver una enorme bandeja repleta de conchas, había de todos los tamaños, formas y colores; otro de los laterales de esa madera sin pulir estaba repleto de velas de todos los colores y tamaños. En uno de los lados del muro, pegado a él, habían construido un banco de obra, un enorme banco, cubierto por cojines blancos. En otro de los muros se hallaba una cocina de obra y a su lado una pila de mármol. El otro muro es donde me hallaba en esos momentos y cerrando el cuadrado la pared de una casa, de cuyo lateral crecían bugambillas. Ëstas, junto con las hojas de parras que se enredaban entre el mimbre a forma de tejado, proporcionaban sombra, pero a la vez permitían que los rayos del sol se filtraran entre las hojas, formando un juego de luces increíble. Soplaba un poniente suave, con lo que el balanceo de las parras acompasaba las sombras que se reflejaban en las baldosas de barro que cubrían el suelo, de tal manera que daba la sensación de que éste tuviera vida propia.

Salí de ese patio y rodeé la casa, me di cuenta que en su zona oeste tenía un pequeño porche. El que había construido esa finca tuvo la magnífica idea de construir dos zonas con las que poder disfrutar tanto de los amaneceres como de los atardeceres. El porche era más pequeño que el patio que había visto antes, pero no por ello menos acogedor. Había cuatro tumbonas de madera y tela blanca. De los muros sobresalían unas pequeñas repisas hechas de obra y encima de ellas, una al lado de otra y al igual que en el patio que daba al este, había velas, infinidad de ellas.

A diferencia del primer patio, el segundo, estaba recubierto de pequeñas cañas de bambú. De las paredes que rodeaban la puerta de entrada a la casa pendían suaves telas blancas, ligeras, suaves. Tan frágiles que la propia respiración provocaba un leve movimiento en esas blancas cortinas.

Me quedé absorto mirando esa escena, intentando imaginármela de noche, con todas las velas encendidas. Sin duda un lugar mágico.

- ¿Qué estás mirando?

Me giré para ver a quien correspondía esa voz chillona que había roto el encantamiento. Era una niña preciosa, rubia y blanca, con unos ojos marrones de color miel que apabullaban. Calculé que no tendría más de nueve o diez años.

- ¿Quién te ha dado permiso para estar aquí? – siguió preguntándome para al final terminar con una amenaza – te vas a enterar cuando se lo diga a mi padre – sin darme tiempo a explicarme empezó a bramar - ¡Papá! ¡Papá! Un hombre está entrando en casa.

- tranquilo, no pasa nada, no quiero entrar, sólo estoy mirando.

Intenté por todos los medios, con mi mirada, con mis manos abiertas para que viera que no llevaba nada (de hecho sólo llevaba el bañador y una pequeña riñonera), procuré que mi voz sonara lo más conciliadora posible…pero fue en vano.

- ¡papá! ¡papá!, ven corre.

En unos instantes apareció un hombre, se paró a unos dos metros de donde yo me encontraba. No me dijo nada, pero me miró, o mejor dicho, me observó detenidamente de arriba abajo. Me dio la sensación que sería de mi edad pero desde luego era mucho más corpulento y algo más alto. Yo también le observé, pero procurando que mi mirada no pareciera un reto. Era todo lo contrario a la niña… tez morena, ojos negros y un pelo azabache. Era la antítesis a esa hermosa criatura que unos instantes antes había implorado su presencia.

- buenos días, ¿desea algo?
- su tono de voz no sonó a amenaza, lo cual hizo que me tranquilizara.

- no, mire estaba paseando por la playa, he visto el agujero en el acantilado y he acabado aquí – intenté resumir lo que había sucedido para evitar malentendidos - Luego he dado una vuelta por la casa pero no se preocupe que ahora me marcho.

El hombre se acercó hacia mí alargando la mano.

- me llamo Martín.

- encantado, yo soy Xavi.

El haber pasado del tratamiento de usted al tuteo hizo que me tranquilizara.

Me gustó como estrechaba la mano. Siempre me ha producido cierta desazón la gente que aprieta la mano con miedo, justo con los cuatro dedos, como si no quisiera tocarte y tendiera la mano porque no queda más remedio. Martín no, él apretó la mano con fuerza pero sin hacer daño, con ganas de que se apretón fuera real. En principio nada parecía superfluo en ese hombre.

La pequeña miraba perpleja, seguramente ella no entendía como su padre ofrecía la mano a un hombre que, sin permiso, se había metido en su casa. Es más, creo que en sus ojos había incluso una sensación de rabia…o de haber hecho el ridículo; pero bueno a su edad, y a mi edad a veces también, es difícil comprender a los mayores.

- ¿quieres tomar algo?, hoy pega el sol con ganas.

Antes de responderle miré de reojo a la niña, le guiñe el ojo, quería que viera que estaba ahí en son de paz. Ella giró la cara despechada, se dio la vuelta altiva, su melena rubia agitándose con gracia. Yo la continué mirando, sonriendo y cuando se había alejado unos pasos puso su mano derecha a la espalda para cerrar el puño al tiempo que levantaba el dedo corazón. Ese gesto me sorprendió, pero no por ello evitó que me riera ante la ocurrencia de esa pequeña niña.

De mayor será una mujer con carácter – pensé.

- si tienes una cerveza bien fresca te lo agradecería.

- siéntate, ahora traigo unas cervezas.

Me tumbé sobre la tela blanca, observando con detenimiento el vaivén de las sutiles telas.

Luego cerré los ojos pero aún así notaba como los rayos del sol me calentaban la cara. Noté la presencia de una persona porque por un momento, la luz se apagó. Pensé que era Martín con las cervezas. Abrí los ojos mientras me incorporaba, pero no era él.

- toma me ha dicho mi marido que os traiga dos cervezas.

Esa mujer que ahora tenía delante de mis ojos era la viva imagen de la niña. No hacía falta ser buen fisonomista para darse cuenta que eran como dos gotas de agua. Me incorporé. Le ofrecí mi mano. Ella no me ofreció la suya.

- hola soy Xavi.

No me respondió ni al ofrecimiento de mi saludo ni tampoco me dijo cómo se llamaba, se limitó a decir:

- os dejo aquí las cervezas, Martín ahora viene.

Cuando se dio la vuelta para entrar de nuevo en la casa, pude ver como tenía la parte trasera de los brazos llena de hematomas.

- espera, tú no te quedas a tomar nada.

Ella ni se giró. Justo cuando terminé la frase salió Martín.

- ya puedes volver para dentro – le ordenó sin mirarle a la cara.

Mientras Martín venía hacia mí y sabiendo que no podía verla, antes de entrar en la casa se dio la vuelta y me miró, pero sólo fue un instante.




25 comentarios:

guada dijo...

ostia xavi, sigue..... por favor, please please
siempre me dejas con las ganas de más
un beso

Saritisima dijo...

Ya me liaste d nuevo Xavi... me quede con las ganas d leer mas jeje. Es broma... tranqui.
Sabes?. Tu "vocacion" es preciosa y realmente la admiro muchisimo pero... tienes tanta madera d escritor...
un besazo y me alegra verte d nuevo por estos parajes

LUCIA-M dijo...

Jjoooo , en lo mas interesante .. Cachis, esto no puede ser... Que hago yo ahora con lo impaciente qué soy…. En fin me quedare sin uñas… por su culpa capitán…

Espero que se sienta culpable....
En fin espero qué el próximo sea pronto…
Bienvenido, ya le echaba de menos… bueno a sus escritos… jeejejjej (es broma)

Un beso grande
Mi ¡!!Capitán!!

MiMundo dijo...

...no creo que los hematomas sean de colarse por el agujero...este Martín... bueno ya veremos, lo mismo estoy pensando ya mal de la criatura...
...esto promete Xavi, deseandico estoy de leer la tercera parte...hijo que me dejas con el alma en vilo...un abrazo...

xavi dijo...

GUADA:

ese comentario que acabas de hacer suena muy, pero que muy feo. Yo nunca, o casi nunca, dejo con las ganas a nadie ;-)

SARITISIMA:

¿sabes una cosa? algunas personas ya me han dicho cómo puedo compaginar mi "vocación" con mi afición a la escritura, yo les respondo que quizás mi "vocación" ma ha aportado tantas vivencias (desgraciadamente no todas buenas) que eso me hace más fácil el escribir.

La verdad es que cuando estoy escribiendo vivo el relato a tiempo real, como si me estuviera sucediendo en esos momentos y me hace disfrutar tanto...

LUCIA-M:

Me han dicho que venden unas uñas de porcelana que son una pasada jajaja

Por otro lado ya he entendido la broma, sólo me queréis para que os entretenga :-( (es broma).

MIMUNDO:

¿te cuento un secreto?

ni yo mismo sé cómo se va a desarrollar la tercera parte, así que toca esperar. Lo siento

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

como hay cuestiones que al mirar dentro de un agujero no pasa por nuestra mente y dentro hay tantas historias...

el caracter puede formarse por tantas y tantas cosas xavi, y a veces el recelo el miedo, estar a la defensiva siempre fue un puño, un mal amor, el rechazo.. el poco entendimiento

Ejco dijo...

Eres mu malo, siempre me dejas en el mejor momento, pero weno, esto no pue ser eh aysssssssss, quiero mássssss, me está gustando mucho esto eh, se convertira en un vicio. Sabes que es lo malo, que como siempre me empezaré a inventar historias a partir de lo que has escrito aysssss si ejque. Weno tu sigue que yo te leo con mucho gusto.

Besitos

Anónimo dijo...

uys acabo de llegar de una cena y es tardisimo son las ....uff mejor no lo digo, en cuanto este con la mente despejada para leer empezaré por el post anterior je je eh no pienses mal que no bebo solo que a estas horas estoy agotadita, un saludo

Amapola .......es que no he abierto mi blog por eso te he de firmar je je

Laia dijo...

Verdad que es un liante??? Yo lo primero que hago cuando llego al trabajo, a parte de poner al dia el correo, entro directa al blog a ver que sorpresa hay... y la verdad que cada historia es mejor.
Deberias cambiar de vocación, si es que se puede hacer, jejejeje.

Ah, felicidades por el premio, tendremos que regalarte una vitrina cibernetica para que vayas guardando todos estos regalos.

Ale, ale, dale al boli!

Chuspi dijo...

Nos vas a dejar otra semana asi????

Serás.......??

Malo-malo-malo!!!!

Besotes!!

Haideé Iglesias dijo...

Muy habil manejando los personajes, me gustó. Paradoja ¿verdad?. Qué alguien que te haga sentir tan bien luego se contraponga con un hecho desconcertante...
Insisto me gusta.
De visita por el mundo. Aunque no es la primera vez que entro, si es la primera que me paro.
Un saludo

xavi dijo...

JOLIE:

Algunas veces estar a la defensiva es lo único que nos puede salvar y hacernos fuertes.

AMAPOLA:

No te justifiques jajaja, descansa y luego me dices que te ha parecido el post anterior.

xavi dijo...

EJCO:

Un verdadero placer tenerte en mi camino. Espero que las historias que te inventes coincidan con las que me invento yo.

LAIA:

Lo primero darte las gracias por pasar y pararte en mi blog (por lo que dices ya veo que has pasado otras veces). Espero que te sigan gustando mis historias y en cuanto a lo de los premios, la verdad es que está bien recibirlos para poder regalaroslos a todos vosotros.

xavi dijo...

CHUSPI:

¿pero tu que te crees que mi cabeza es una fábrica de crear historias? jajaja. Esto requiere tiempo por mi parte y paciencia por la vuestra...y no soy malo :-(

HAIDEÉ:

¡qué sorpresa! después de haber coincidido en varios blogs por fin te pasas (aunque dices que ya habías pasado alguna otra vez) y te paras. Espero que lo sigas haciendo.

Gracias por decir que manejo hábilmente a los personajes. A veces creo que son ellos los que me manejan a mí.

WillyTales dijo...

Desde bien pequeño soñé con vivir en una casa como la que tú describes, con un rompeolas cercano y algún lugar donde poder sentarme a sentir la brisa, contemplar la inmensidad del mar y soñar con historias como las que nos regalas.
Un abrazo

Esperanza dijo...

Buena historia Xavi, me gusta esta niña tiene personalidad...

EGO dijo...

Joder, Xavi! Te superas a cada relato. He leido las dos partes del tirón porque con el cambio de piso ahora no tngo internet y estoy sacando tiempo y dinero de ciber en ciber.
El final de la segunda parte ha roto todo el encanto y el sosiego que habias conseguido crearme. En fin, es lo que tocaba ¿¿no?? Un gran abrazo. Espero ansioso...

Sendieva dijo...

Hay hay hay Xavi que te que te.... jajaja no diré que me quedas a medias por lo que me puedas responder jajajaja me encanta sentirte contento, me encantó como siempre pero... joooooooooo

Bueno tendré paciencia aunque no es mi fuerte, yo era esa niña que levantó el dedo.... jajaja

Muchos besitos hombrecillo encantador.

AsiSoyYo dijo...

Realmente encantador el relato... como describes la casa, parece que estuviera dentro... en tu lugar... me dejas, como a todos, con ganas de más. Enhorabuena Xavi y un beso!

xavi dijo...

WILLY:

Yo creo que todos hemos deseado una casa igual y en un lugar similar al que relato. Yo al menos he sido afortunado en crecer pegado a la mar.

un fuerte abrazo y espero que estés más animado.

ESPERANZA:

Tienes razón, esa niña tiene carácter y personalidad...la misma que su madre.

EGO:

Como siempre un placer tenerte por aquí. Siento haber roto el encanto pero efectivamente...es lo que tocaba.

Un fuerte abrazo.

SENDIEVA:

!Así que tu eras como esa niña¡, en cuanto a lo de "hombrecillo", la verdad es que me habían dicho muchas cosas pero hombrecillo...me ha hecho mucha gracia.

Besos

ASISOYYO:

Gracias, me anima mucho el saber que consigo, con mi escritura, transmitir sensaciones "reales".

Besos

xeixa dijo...

un relato muy interesante es dificil dejar a la gente con ganas de leer mas y tu lo has consguido, esta noche me volvere loca pensando en como seguiras. Me gusta mucho como escribes, volver a por la tercera parte jeje
Un beso

Dori dijo...

uys... me has dejado intrigada, sigue por favor

besos

Luna dijo...

Espero ansiosa la continuación de la historia. Saludos!

Verbo... dijo...

Amigo que experiencia, yo de mi parte no me hubiese dado las cervezas, desde el apreton de mano, me hubiese despedido agradecido.

Un beso Xavi, y cuidate !!

M.

xavi dijo...

XEIXA:

Gracias por el comentario y por pararte de nuevo en mi mundo. Es agradable saber que logro mantener cierto interés en la gente que me lee.

DORI:

Tranquila que la tercera parte ya está en la imprenta.

LUNA:

Soy un poco, perdón, muy despistado pero creo que es la primera vez que me visitas así que gracias. Espero que te guste la tercera parte.

VERBO:

Hay que saber esperar, a veces no todo es lo que parece.