martes, 13 de mayo de 2008

TATUAJE


Está anocheciendo y he encendido las luces de babor y estribor. La luz verde refleja el tatuaje que tengo en la pierna. El mar está en calma aunque sopla un ligero levante, lo suficiente para que la mayor se hinche orgullosa. No hay nada que me relaje más que sentarme en la popa del Puma y observar como el sol se va escondiendo detrás de las montañas, esos mismos montes que de pequeño veía desde mi habitación.

Es increíble ver como el cielo es capaz de componer colores imposibles de plasmar en un lienzo, como va pasando del amarillo al naranja y de éste al rojo intenso para pasar a un color azulado y luego al gris oscuro. Ni el mejor pintor sería capaz de componer una paleta de colores tan dispares. En estos mágicos momentos esas maravillosas tonalidades se reflejan limpias en el agua y en el casco blanco de mi barco. Instantes asombrosos en los que siento que mi vida no me pertenece, que no soy yo, que mi espíritu no está en mi, que soy libre, que yo mismo soy el mar.

Viro un poco a babor, enfilo la proa hacia el horizonte como queriendo seguir al astro rey que se esconde. Sigo sentado en la popa pero ahora, con la proa hacia la costa, no tengo más que concentrar todos mis sentidos en ese momento fastuoso de la puesta de sol. Cierro los ojos y aún así puedo ver como lo que hace unos instantes era una enorme bola de fuego se va aplacando hasta convertirse en un diminuto punto en el horizonte en busca de su amada luna.

Ya de noche cerrada el levante sopla con algo más de fuerza, pero no me importa sentir el viento golpeando en mi cara, la proa pica un poco y viro hacia el oeste para pillar una buena empopada que haga que mi barco se deslice sobre el agua. La mayor ahora está en su plenitud, recoge todo el viento posible, brindándome el espectáculo único de verla gozar, como una mujer enamorada esperando ser poseída por el hombre que más desea.

La mar te brinda instantes tan mágicos e irrepetibles que hacen que ya sólo el poder haber sido partícipe de un acontecimiento así haya valido la pena vivir. Pocas cosas son comparables al placer que proporciona la mar.

He tenido la inmensa suerte de disfrutar de ella desde pequeño. Recuerdo cuando antes de construirse el puerto deportivo iba con mi abuelo y mi padre a un pequeño refugio donde se sentaban a hablar los pescadores del pueblo. Muchas tardes salía del colegio e iba a ver que había pescado mi abuelo. Los fines de semana mi padre me levantaba temprano para ir a echar las redes y si hacía mala mar nos sentábamos con los otros pescadores a esperar a que la mar amainase. Embobado les oía hablar de historias, de grandes mercantes, de viajes, del Atlántico. Muchos ya eran mayores pero para mí eran como grandes capitanes. Recuerdo que me sentaba en el suelo y les observaba, su tez tostada por el sol y con mil arrugas en la cara, tatuajes mal hechos, pero tatuajes al fin y al cabo. Alguno los enseñaba orgulloso, recordando el lugar donde se lo había hecho.

Supe que algún día yo también tendría un tatuaje.

21 comentarios:

Gise =) dijo...

Soy la prime!!!! jejeje!!! Adoro tus relatos me trasportan al lugar que más me gusta, la playa el mar, me enseñan cosas de los marineros que no se, me enseñan cosas de los pescadores, me hacen navegar cose que he hecho solo una vez. pero me gustaria sentir algun dia lo que dices tu: "La mar te brinda instantes tan mágicos e irrepetibles que hacen que ya sólo el poder haber sido partícipe de un acontecimiento así haya valido la pena vivir. Pocas cosas son comparables al placer que proporciona la mar." Te admiro
como escribes y por lo que me haces sentir con tus relatos. Gracias capitan!!!!!!!!!

Lilian dijo...

Xavi--
Por mas que trato no puedo entender tu tatuaje; que dice? Que hermosos son los atardeceres! Mi hora favorita... Hay un musico chileno que me encanta, Eduardo Gatti, que dijo lo siguiente acerca de La Tarde:

lentamente baja el sol al fondo
lentamente se va oscureciendo
cuando todo ya esta muy tranquilo
cuando todo ya se ha detenido
dejo que mis ojos floten libres
dejo que mi cuerpo quede suelto.

Todo se desarrolla en silencio
desde su interior parte hacia afuera
es como flotar dentro de un globo
donde todo ocurre y no hay preguntas
desde una bandada batiendo alas
hasta un caracol recien naciendo...


Happy Sails!

xavi dijo...

GISE:
Muchas gracias por los piropos, es agradable saber que con lo que escribo soy capaz de lograr transmitir sensaciones, que la gente sienta lo mismo que siento yo.
Seguro que algún día tendras la inmensa suerte de sentirte parte del mar.

besos.

xavi dijo...

LILIAN:
En el tatuaje pone en sentido vertical "MARIA" y en horizontal "LAIA", que son los nombres de mis dos princesitas. Ellas son lo mejor que me ha pasado en esta vida, pero su nombre no sólo está tatuado en mi piel también en mi alma pero ahí sólo lo veo yo.

Los atardeceres son hermosos pero vistos desde el mar son increibles.

Buscaré en la red a este músico chileno, la letra de la canción es hermosa.

Besos

mar dijo...

Coincidimos en el amor por el mar, si algo me atrajo desde un primer momento tu blog fueron esas historias del mar y sus navegantes.
Adoro un atardecer de otoño frente al mar, o una noche sentada a la orilla.
Como siempre nos transportas con tus historias hasta ese horizonte, tanto que hasta huelo a mar.
Un besito y una estrella.
Mar

guada dijo...

es precioso, no dejes de escribir
un beso

LUCIA-M dijo...

Qué post tan bonito!

Leyéndote he podido incluso sentir el suave balanceo de las olas, mietras vamos a la patria perdida, a por el amor de Penélope.

Quizás sí puedan recrearse los colores del atardecer, quizás sí pueda el mejor pintor con la mejor paleta copiarlos a mílimetro, pero lo que el cielo tiene, lo que no puede imitarse, es esa capacidad de improvisación, esa virtud de sorprendernos, de darnos más cuando ya parecía que lo habíamos visto todo. Eso es impresionante.

Y muy bueno el final. Cerrando el texto al completo.

Un bso.

xavi dijo...

MAR:
Yo, cuando escribo, cierro los ojos y siento incluso como las olas me mojan los pies.

un beso

GUADA:
Simplemente GRACIAS. No cabe decir nada más.

Un beso

MiMundo dijo...

Ole, ole y ole... así se escribe, asi se siente.
Ole tu, ole tu mar, ole tu María, ole tu Laia y ole tu mar.
Besos mil.

AsiSoyYo dijo...

Sin duda cada vez que leo algo tuyo es como si estuviese navegando en una pequeña embarcación en este precioso lugar donde vivo, afortunada me siento de vivir tan cerca del mar, porque no hay mejor sitio para sentirte libre que sentarte en la arena y ver como las olas vienen y van, como en la vida misma... no es mas que un mar de olas que vienen y que van unas más débiles y tranquilas y otras que rompen con demasiada fuerza... un saludo y gracias

EGO dijo...

Que ganas de mar me entran cuando te leo! Pero no de playa sino de un paseo al atardecer tranquilo. Lo vives tanto... Tiene que ser precioso navegar así. Eres un suertudo! Un abrazo

NinfA_OccidentAl dijo...

Que delicia poder desconectar en el día de hoy y sentir como mi habitación se inunbada de una suave brisa salina, que sólo son capaces de producir tus relatos!!!
Que lindo recordar, te imaginé como un niño inquieto, que se sentaba tan atento y sediento de historias de mayores y olas!! que bueno! El nombre de Laia es precioso! recuerdo cuando nos hablaste de tus princesas! se puede decir que aparte de llevarlas en el corazón, tb las llevas en el brazo!!! :P bueno cielo, siempre que pueda me paso a leerte!! eres maravilloso! un beso!

Dyssar dijo...

Creo que es la primera vez que te escribo despues de haber estado algún tiempo leyendote...
me transportas a ese mar que quiero tanto, me haces respirarlo, ver viejas redes que perduran en él y que llegando próximas fechas me gusta perderme en ese pasado que mi playa deja caer... amo el mar, he crecido en él... atardeceres en soledad, admirados por la magia de sentirme libre...

No dejes de escribir Xavi, llevas la magia en tu mente, en tu alma...en tu sentir...que sabes hacer brotar en tus manos

un beso

Saritisima dijo...

Seguro q yo seria tambien d las q se sentase alrededor d los capitanes a escuchar esas magnificas aventuras. Creeme q a mis años aun abro la boca cuando las escucho.
un beso

Verbo... dijo...

No tengo tatuajes.

Una vez quise uno
solo con la letra K.

Un beso ♥

M.

bahhia dijo...

Vuelvo, y vuelvo a leerte y vuelves a hacerme sentir.

A mí a veces, también me hubiera gustado hacerme un tatuaje, eso sí, discreto :-P

bss.

xavi dijo...

LUCIA-M:
Me ha encantado tu comentario. Ni te imaginas cómo me gusta cuando la gente dice que ha podido llegar a sentir lo que estaba describiendo. Eso me hace inmensamente feliz.
El principio y el final del post lo improvisé sobre la marcha, pero me acordé en esos momentos de los tatuajes de aquellos marinos que aproveché la ocasión para mostrar el mío. En realidad creo que cualquier marino que se precie debe llevar un tatuaje.

un beso

MI MUNDO:
Muchas gracias por tantos "OLE", me he sentido como un torero saliendo por la Puerta del Príncipe.

Besos

ASISOYYO:
En realidad sólo la gente como tu y como yo que nos hemos criado con la mar al lado puede imaginar lo afortunados que somos.
A mi cuando más me gusta la playa es en invierno, cuando toda es para ti, sin interrupciones.

un beso

EGO:
Yo soy un suertudo pero tu también, me encantaría pasar una temporada en una ciudad como Granada, donde tu estudiaste. De todas maneras si algún día nos vemos te prometo un paseo en barca.

un abrazo

NINFA:
¡qué maravillosa sorpresa tenerte de nuevo en mi barco!
Un millón de gracias por pasarte, porque con lo liada que estás es de agradecer que pierdas unos minutos leyéndome.

De corazón que ha sido un verdadero placer verte por estos mares.

un besazo

DYSSAR:
Lo primero darte las gracias por pasarte por mi blog y lo segundo es que me ha parecido precioso lo que me has dicho. De todo corazón muchas gracias.

Besos

SARITISIMA:
Espero poner pronto una foto de esos viejos marinos. Yo tendría seis o siete años cuando fui consciente de quien tenía al lado narrando historias y te aseguro que cierro los ojos y todavía puedo verlos en ese viejo chamizo sentados en los bancos de madera.

un beso querida sara

VERBO:
Pues yo estoy pensando en ponerme otro con el nombre "ITACA".

besos

BAHHIA:
Te juro que un post sin un comentario tuyo es como un post inacabado.
¡cómo se te ha echado de menos!

un beso y un abrazo enorme

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

hay ciertos tatuajes que lucen bien, otros que sacrificas un trozo de ti para darles espacio... y hay otros que son invisibles pero se quedan ahi.. permanentes como los recuerdos... las pesadillas... las grandes escenas cinematograficas, algunos amores y claro... algunos buenos o malos recuerdos.

Gise =) dijo...

Sabes he visto un tatoo qu eme gustaria hacerme, es la palabra mar en sanscrito... Cuando lo haga pondre foto.
Besikis y a ver si te pones al dia que ya va siendo hora de nuevos relatos, jejejejeje!!!!

José Manuel dijo...

Con tus relatos, nos has dejado tatuada tu esencia en el alma...
Voy a tener que dejar de dejarte comentarios sensibles, que se van a pensar que perdemos aceite, jeje
Un abrazo.

xavi dijo...

JOLIE:
Cuando tomé la decisión de hacerme un tatu pensé en alguien que pasara lo que pasara siempre estará conmigo y para eso que mejor que mis hijas.
Ahora estoy pensando en ponerme otro que, pase lo que pase, simpre estaré buscando ITACA.

GISE:
Ya nos lo enseñaras seguro que es bonito.

JOSE MANUEL:
¡joder! pues encima que el psicólogo dice que en mí predomina el lado femenino ya lo que me faltaba que perdieras aceite. ¡uy¡ con tu comentario casi no veo, se me ha empañado la pantalla de un líquido viscoso y amarillento.

En fin que te quiero un montón capullin de alheli JAJAJAJAJA