jueves, 29 de octubre de 2009

NOSTALGIA


Por la ventana de la habitación se colaba un suave levante acompañado por la luz plateada de la luna. De fondo el ruido de la mar susurrando un ir y venir pausado, deslizándose sobre la arena de la playa, moviéndose acompasadamente. Delante de mí la pantalla del ordenador iluminándome la cara y en la pared fotografías de ciudades. París, Londres, Lisboa, Estambul, El Cairo…urbes cosmopolitas rebosantes de vida, y de vidas. A su lado, instantáneas de mi mar, de mi Mediterráneo, de mi barco, retratos de la gente que quiero, imágenes de verdaderos hombres de mar que consiguieron transmitirme el amor que solo ellos pueden entender hacia ese universo azul.

Hace meses que no salgo a la mar y ¡Dios! lo deseo tanto. Necesito salir a navegar. Sentir como mi proa se hunde para luego elevarse hasta el infinito. Ver como la mayor se hincha preñada del viento que azota todo su cuerpo. Notar mis manos empapadas de agua asiendo con fuerza el timón. Estremecerme cuando el mistral golpea la popa de mi barco y hace que éste se enfurezca. En esos momentos mi Puma no navega, en esos instantes mi barco cobra vida y vuela sobre la espuma blanca rozando el agua con cuidado de no lastimarla.

Deseo estar allí.

A medida que van pasando los años te das cuenta que la añoranza, la melancolía, la nostalgia por tiempos pasados va en aumento. Quizás ese sea el motivo por el cual deseo volver a reinventarme. Buscar razones nuevas para seguir luchando.

Necesito tu presencia para que la fuerza no me abandone. Sentir que estás ahí. Imaginarme sentado junto a ti mientras vas trepando por mi piel. Mirarte sin concesiones, sin tapujos mal entendidos, sin miedo. Observarte con detenimiento mientras te mueves de un lado a otro. Ver como te abandonas dentro de mí.

Hace unos días María, mi hija pequeña, me preguntó “¿te gustaría volver al pueblo?”. Creo, o mejor dicho, estoy seguro que ella sabía perfectamente la respuesta pero no sé el motivo por el cual lo preguntó. Ella sabe que me cambia la cara cuando huelo su aroma, cuando voy acercándome a la arena, cuando veo la mar. Cada vez me cuesta más separarme de ella.

De momento tengo que conformarme con imaginármela.

7 comentarios:

ElSilenciO... dijo...

Querido Xavi, me ha sorprendido tu presencia por estas tierras. Yo llevo ausente bastantes meses... vuelvo y encuentro la grata sorpresa del olor
a sal de tus palabras.

Quería decirte algo, hace poco más de un mes, se casó mi hermano, tuve que leer en la boda, y tus palabras de ítaca que me enseñaste un día fueron grandes protagonistas.GRACIAS

un besazo y espero que pronto vuelvas a tu mar, pues entiende siempre qu la melancolía, la nostalgia, es la felicidad de estar triste.

Así que no creo que sea malo ser feliz de esa manera... seguro que te hace crecer como persona
un besazo

mar dijo...

Comprendo tu añoranza desde ese punto de vista de amor hacia el mar, yo nunca he navegado, pero no podria pasar sin esos atardeceres de otoño. del sonido de las olas rompiendo en las piedras de la orilla, de su aroma, de su embrujo..
Por eso nunca dejes de soñar,seguro que si ahora cierras los ojos..incluso te llega ese olor a mar...
Un besito y una estrella.
Mar

Verónica (peke) dijo...

Preciosa fotografia y declaracion de recuerdos y sentimientos... solo a veces nuestra propia soledad habla por nosotros...

Besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe caliente, siempre que quieras...

xavi dijo...

El silencio:

Hola pequeña Sara. He entrado en tu blog, te he leído...y me has impresionado. Creo que a partir de ahora te llamaré GRAN SARA. Al menos a mí me gustaría ser la mitad de valiente que eres tú.

Me encanta que hayas utilizado "mis palabras" en la boda de tu hermano.

Cuídate mucho.

xavi dijo...

MAR:

Gracias Mar, lo cierto es que cierro los ojos y veo la mar, veo al sol resbalando por su piel...no te imaginas como la echo de menos.

¡qué afortunada eres!

xavi dijo...

VERÓNICA:

Hola peke. Gracias por la visita. Bonitas palabras. Me reconfortan.

Prometo pasar a tomar una taza de café.

Ejco dijo...

Quienes amamos el mar nunca podemos dejarlo atrás ni dejar de añorarlo, es parte de nosotros, su aroma, su movimiento, su inmensidad... no, imposible no añorarlo.

Besitos